Los coruñeses invierten sus premios de Navidad en el sorteo del Niño

La proximidad del Sorteo del Niño, que se celebra este sábado, ha disparado la afluencia de muchos coruñeses a las administraciones de lotería. La percepción que tienen los loteros es que la gente está comprando porque en A Coruña

Los coruñeses invierten sus premios de Navidad en el sorteo del Niño
La administración As de Oros lleva días registrando colas | patricia g. fraga
La administración As de Oros lleva días registrando colas | patricia g. fraga

La proximidad del Sorteo del Niño, que se celebra este sábado, ha disparado la afluencia de muchos coruñeses a las administraciones de lotería. La percepción que tienen los loteros es que la gente está comprando porque en A Coruña se distribuyeron varias pedreas del Gordo, así como terminaciones agraciadas por lo que los vecinos están invirtiendo parte de esas ganancias que van a cobrar en probar suerte en Reyes. No obstante, a nivel general, las ventas se mantienen en cifras similares a las del año pasado.
Cuando la suerte deja pequeñas cantidades en los bolsillos de los coruñeses durante el Sorteo de la Lotería de Navidad, es habitual que ese dinero revierta en parte en los despachos de décimos y eso es lo que ha ocurrido en los últimos días. “Hasta ahora vamos vendiendo bien”, explicaba ayer el gerente de El Filón de Oros, Pablo Seivane, que afirma que aún así poco tienen que ver los movimientos que se registran para el Gordo con los de Reyes.
Mientras que en el primer caso notaron un pequeño incremento de las ventas, para el Niño los resultados son “más planos”, es decir, parecidos a los de ejercicios anteriores. El número de resguardos que salen de la ventanilla es proporcional al número de pequeños premios que se reparten en Navidad, porque la gente aprovecha que acude a cobrar para volver a intentarlo. En As de Oros, en el centro comercial Los Rosales, ha habido algunos momentos de cola y Juan Cantariño reconoce que el despacho de números “va muy bien”. “Dimos muchas pedreas en Navidad y eso ayuda”, razona, aunque en su caso también ha notado un cambio en la dinámica de los clientes.

Más movimiento
La mayoría son vecinos del barrio que el año pasado no reinvertían tanto sus ganancias y que este año “están más animados”. Una reflexión similar la hace Ana García, copropietaria de La Favorita, que incide en que dar terminaciones o números con los que por cada 20 euros jugados se ganan cien “hace vender muchísimo” a posteriori. Respecto al tipo de venta que se realiza de cara a este sábado, en el establecimiento El Décimo –ubicado en la peatonal de la plaza de Lugo– comentan que hay mucha más salida de boletos por “ventanilla” que a través de empresas y bares.
Cantariño calcula que en su negocio despachan “a 150 o 200 bares mientras que en Navidad se lleva lotería a 600 o 700”. Sobre todo la compran aquellos que a su vez dieron un premio y saben que tendrá éxito el cambio. Los loteros notan una gran diferencia con el primer sorteo en que en esta ocasión sí salen terminaciones como el 18 o el 69 pero no se piden números enteros concretos.