A Coruña es la ciudad con menor financiación pública del sistema de transporte urbano

Un autobús urbano circula por Federico Tapia | quintana

Más de tres cuartos del coste del transporte público urbano de la ciudad se financia por medio de los ingresos procedentes de la compra de billetes, según un estudio realizado por la Asociación del Transporte Público Urbano

Más de tres cuartos del coste del transporte público urbano de la ciudad se financia por medio de los ingresos procedentes de la compra de billetes, según un estudio realizado por la Asociación del Transporte Público Urbano (ATUC) a partir de los últimos datos del Observatorio de la Movilidad Metropolitana.
Esta fuente de ingresos supone el 76,6% del total, lo que provoca el porcentaje más elevado entre las catorce ciudades que participaron en este estudio y que implica 14,2 millones de euros anualmente, la segunda cantidad más baja en el estudio. Este dato implica que el 23,4% restante se cubre a través de las aportaciones con recursos y subvenciones públicas.
De esta manera, el sistema de transporte público coruñés es el que cuenta con una menor cantidad de aportaciones desde la administración pública, indica el informe de ATUC.

Con diferencia
De acuerdo a este estudio, solo una urbe se acerca al registro de A Coruña y es el caso de Cádiz, en el que los billetes financian el 73,1% del total del transporte público urbano. El tercer escalón es para Pamplona con el 66,4%.
De la otra docena de ciudades que participaron en este estudio ninguna otra alcanza el 60%, aunque hay otras seis por encima de la media, que quedó finalmente en el 52,7%.
En esta situación se encuentran Granada, con un 59,4%; León, con un 58%; Barcelona, con un 56,8%; Valencia, con un 56,2%; y también las provincias de Asturias, con un 55,9%, y Guipúzcoa, con un 55%. Por su parte, Sevilla, Málaga y Barcelona, con 52%, 51% y 50,6%, respectivamente, de ingresos por medio de billetes, son las que más se acercan a la media nacional a pesar de estar por debajo. Finalmente, los datos más bajos son los que presentan Alicante, con un 37,3%, y Tarragona, con un 36,5%.