Los constructores advierten de que no necesitan más castigos tras la recesión

La preocupación que rodea al polígono residencial de Náutica no cesa pese al compromiso del concejal de Regeneración Urbana e Vivenda, Xiao Varela, de que se permitirá continuar con la construcción de los dos edificios ya iniciados.

Los constructores advierten de que no necesitan más castigos tras la recesión
Los problemas en el polígono de Náutica fueron múltiples             pedro puig
Los problemas en el polígono de Náutica fueron múltiples pedro puig

La preocupación que rodea al polígono residencial de Náutica no cesa pese al compromiso del concejal de Regeneración Urbana e Vivenda, Xiao Varela, de que se permitirá continuar con la construcción de los dos edificios ya iniciados. Mientras la Asociación de Promotores Inmobiliarios de A Coruña (Aproinco) recuerda que los problemas que han ido surgiendo con la parcela vienen de lejos, la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción de A Coruña (Apecco) avisa al Ayuntamiento de que un varapalo como este –en el que al menos se recurrirá al expediente de caducidad de dos licencias– es lo que menos necesita un sector tan castigado por el boom del ladrillo y la posterior recesión.

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción de A Coruña, Diego Vázquez, cree que la paralización de las obras en Náutica “supondría otra noticia negativa para la ciudad y particularmente para el sector de la construcción”. El representante recordó estos días que el sector es uno de los principales motores de “desarrollo económico y cohesión social” que “no necesita más castigos” tras padecer la crisis.

“La decisión pone de manifiesto la inseguridad jurídica en la que se mueve la iniciativa privada, lo que crea la incertidumbre necesaria para que se produzca una significativa parálisis inversora”, recalcó Vázquez, haciendo referencia además a casos de obra pública cancelada como la plaza de San Pablo o el centro cívico de Cuatro Caminos.

Por su parte, el secretario general de Aproinco, Juan José Yáñez, resaltó que el asunto de Náutica proviene del 98 y en todo este tiempo se han creado “tres leyes de suelo autonómicas, dos estatales y dos planes generales de ordenación municipal”.

MUCHOS FLECOS PENDIENTES
Además, hubo un proceso judicial contra una persona que no quería abandonar su vivienda en la zona y también se toparon con problemas con un colector y las líneas de media tensión.

En junio pasado la asociación ecologista Arco Iris solicitaba al Ayuntamiento que instase a los promotores a cumplir sus compromisos y urbanizar el solar. No solo no se le tomó la palabra sino que precisamente ahora es a lo que se le pone trabas.

De por medio, en 2008, el Ayuntamiento pedía que se repitiera el proyecto de compensación para los residentes en la zona de San Roque de Afuera, como se la conocía antes. Tan solo dos años después, desde el Consistorio se comprometían a velar por el respecto a los derechos de los desalojados y se dejaba en manos de la junta de compensación la reubicación de todos ellos.

Allá por mayo de 2012, la junta de Gobierno dio el visto bueno al último escollo que le quedaba al proyecto para la fachada marítima en la zona de Riazor. Fue cuando se aprobó definitivamente la propuesta de compensación que se había topado con múltiples recursos. Con todo listo, las máquinas derribaron la última vivienda que quedaba en pie en el terreno justo dos años después de este trámite, en 2014.