Las compras del Black Friday y el mal tiempo lastran la primera semana de rebajas

La ventaja que tomaron muchos negocios del centro colgando sus carteles de rebajas antes del Día de Reyes hacía presagiar lo peor respecto a las ventas en el pequeño comercio y los temores se han confirmado.

Las compras del Black Friday y el mal tiempo lastran la primera semana de rebajas
Una mujer entra en una tienda de la calle Real | pedro puig
Una mujer entra en una tienda de la calle Real | pedro puig

La ventaja que tomaron muchos negocios del centro colgando sus carteles de rebajas antes del Día de Reyes hacía presagiar lo peor respecto a las ventas en el pequeño comercio y los temores se han confirmado. Si la campaña de Navidad no fue especialmente buena, el sector reconoce que la primera semana de rebajas oficiales está resultando menos fructífera de lo que cabría esperar. El mal tiempo y el éxito que tuvo el viernes negro son algunas de las explicaciones que encuentran los empresarios.
Todavía no hay segundas rebajas pero los descuentos sobre los precios iniciales sí van a más porque la temporada de ofertas está siendo muy floja. Así lo reconocen en las zonas con más pequeño comercio de la ciudad, en donde afirman que apenas se ve gente por la calle. En Distrito Picasso algo se mueve porque cuentan con locales de grandes cadenas para atraer a la gente, pero la presidenta de la asociación de comerciantes, Belén Chaver, reconoce que la afluencia no es especialmente buena.
Su homólogo en la Asociación Zona Comercial Obelisco, Antonio Amor, se desmarca de la temporada de rebajas recordando que desde que se liberalizó el período en el que se pueden hacer las promociones nada ha vuelto a ser lo mismo. Sin embargo todavía hay una mayoría de tiendas que esperan al 7 de enero y, respecto a los resultados que han obtenido esta semana, comenta que “está todo muy tranquilo porque el tiempo no ayuda” a que haya clientes.
De hecho, alude a las terrazas, que también están vacías aunque se encuentren en soportales. “Lo que hay son muchos cambios de Navidad y del Black Friday, y permitir cambiar las cosas hasta ahora a la larga es lo que tiene”, indica, refiriéndose al bajón de consumo con respecto a otros años en los que ya estaba por debajo de los objetivos.

Textil y calzado
En la Zona Comercial Agra-Barcelona, José Manuel Castro explica que “como triunfó tanto el Black Friday, que en realidad es un período de rebajas más, las ventas van despacio y sin locuras”. En su opinión, “cada año la alegría va a menos” en lo que a gastar se refiere.
Dentro de lo que cabe y una vez pasado el domingo, del que son dueñas las grandes superficies, algo se nota que hay rebajas en los establecimientos dedicados al mundo del textil y del calzado. En otras cosas los coruñeses prefieren controlarse y, desde luego, en general todos coinciden en que pasó la época de las adquisiciones compulsivas.
Tras el primer día de promociones, Mariló Fernández sí notó algo de movimiento en los locales de proximidad. No obstante, la presidenta de la Asociación de Comerciantes de O Castrillón, Eirís y Monelos (Acocem) insiste en que la temporada está siendo “más bien floja”. Ya se lo temía porque “al cuadrar los festivos en fin de semana mucha gente se fue o adelantó las compras en Navidad”. Además, hay quien atiende “a más gente pero tiene menos beneficio porque se compran cosas más económicas”.