• Sábado, 01 de Octubre de 2016

Alrededor de 600 menores con TDAH se quedarán sin las becas con las que reciben tratamiento

Alrededor de 600 menores de la ciudad y el área metropolitana afectados por Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) están a punto de quedarse sin las becas del Ministerio de Educación que les facilita la asistencia a terapia psicoeducativa.

Alrededor de 600 menores con TDAH se quedarán sin las becas con las que reciben tratamiento
Un grupo de niños trabajan durante un taller de terapia psicoeducativa
Un grupo de niños trabajan durante un taller de terapia psicoeducativa

Alrededor de 600 menores de la ciudad y el área metropolitana afectados por Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) están a punto de quedarse sin las becas del Ministerio de Educación que les facilita la asistencia a terapia psicoeducativa. El Gobierno central solicita la demostración de tener una minusvalía para poder lograr la ayuda. 
“La beca dice que tienen que tener trastornos graves de conducta y para eso hay que tener un problema muy específico. En la asociación tenemos 300 familias y solo un caso así”, afirma Pilar Castiñeira, directora de la Asociación de Niños con hiperactividad y/o Déficit de Atención en A Coruña (Anhida), quien añade que en su agrupación cuentan con unos seiscientos menores afectados por estos trastornos más sus familias. “Las personas con trastornos graves de conducta están internados en centros especializados”, explica.
El endurecimiento de las condiciones ha provocado el rechazo de la asociación, ya que para conseguir la beca “les obligan a tener una minusvalía cuando solo tienen un problema de atención o de control de impulsos. Lo que queremos es que les ayuden a no llegar a tener una minusvalía, en la prevención está la solución”, destaca Castiñeira. “Una persona sin terapia está perdida, necesita ese trabajo continuo de profesionales”, añade.
La Ley Lomce recoge que los niños con “necesidades específicas de apoyo educativo tienen necesidad de trabajar, sea en un gabinete o en una asociación”, pero el aspecto económico cobra importancia. “Ahora la gente que tenga dinero se pagará un terapeuta privado y a la que no lo tenga solo le quedará medicarse sin necesidad, tienen necesidad de terapia. En la Federación Gallega el 85% no tienen recursos”, asegura la directora de Anhida.
Ante este contratiempo, desde el ente gallego acordaron que todos vuelvan a solicitar la beca para que, cuando sean rechazados, hacer juntos el mismo recurso y demostrar su situación. “Si nos quedamos en casa y no la solicitamos no se enteran de que no estamos de acuerdo”, dice.