“Tenemos todos los dispositivos preparados para esta noche, pero no hay mejor medida que el sentidiño”

carlos tourián Director de Seguridad

“Nuestro objetivo es que la nueva unidad de bomberos buceadores esté plenamente operativa antes de final de año”

“Tenemos todos los dispositivos preparados para esta noche, pero no hay mejor medida que el sentidiño”
touriã±ã¡n asumiã³ el cargo de director de seguridad en enero
touriã±ã¡n asumiã³ el cargo de director de seguridad en enero

Lleva 31 años encargándose de la seguridad en San Juan. Pese a esto, Carlos García Touriñán no descansa. Sabe que esta noche la experiencia de años anteriores no sirve. Todos los ojos tienen que estar puestos en lo que ocurre en la ciudad para poder actuar lo más rápido posible en caso de que sea necesario. Disponen de un buen número de efectivos, pero se calcula que más de 140.000 personas se sumarán a la fiesta. El director de Seguridad recuerda que lo más importante hoy es tener “sentidiño”.

Es su primer San Juan como nuevo director de Seguridad. ¿Cómo lo lleva?
Con mucha responsabilidad. En San Juan se conjugan dos cosas importantes: fuego y agua. En los últimos años, como jefe de servicio, he llevado la parte de bomberos. Pero ahora es fuego, agua, la seguridad, el control de espacios, de las vías de evacuación... Por eso lo llevo con más responsabilidad si cabe, pero con ilusión, a la espera de que sea un San Juan muy provechoso para toda la gente.

¿Se pondrá el traje de bombero?
Un rato creo que sí, porque me gusta ver las cosas de cerca, sobre todo a la hora de la falla y de los fuegos. En los momentos más cruciales siempre me gusta estar a pie de obra para estar con mi gente, y para poder ver realmente que las cosas están saliendo correctamente.

¿Cuánto tiempo llevan trabajando en el dispositivo?
La primera reunión fue en noviembre del año pasado. Esto ha dado lugar a un grupo de reuniones más de coordinación, además de las reuniones parciales con todos los equipos de seguridad, Medio Ambiente, transporte, policías,... Y esto nos ha llevado a un esfuerzo considerable. Y después, un tema muy importante que nos ha ocupado mucho tiempo, y que es la novedad de este año, que es la prevención.

¿Qué tipo de medidas se llevaron a cabo en este sentido?
En este San Juan hay tres novedades, entre ellas la campaña de prevención. Se dirigió a todo el público en general, con especial hincapié en los jóvenes a partir de los 15 y los 16 años, a los que llegamos a través del eslogan “No te quemes, pásalo”. Hemos trabajado en todas las redes sociales, y hemos mandando un montón de mensajes con unos pequeños vídeos. También hemos pasado por todos los colegios de la ciudad. Además de las campañas, la segunda novedad son dos experiencias piloto: la entrega de madera y la recogida de bolsas de basura y la entrega de premios. Con todo esto, para mí, el titular de este año de la fiesta sería el de un “San Juan seguro y sostenible”.

En el cuidado del medio ambiente, ¿cómo ha evolucionado el “sanjuanero” en los últimos años? ¿Cada vez se bajan menos muebles a la playa?
El ciudadano de A Coruña ha ido evolucionando con San Juan, al igual que la fiesta. Hace unos años se empezó con el tema de los sofás, que antes era una tradición, y la gente se ha concienciado de que no pueden llevarlos a la playa, aunque alguno siempre se escapa. No es menos cierto que en las hogueras de los barrios sí que se queman. Hay que pensar que la fiesta no es solo en la playa, San Juan es toda la ciudad, y en este momento no hay barrio que no hayamos revisado. A nadie se nos escapa de la retina la desgracia de hace dos años.

¿Tenéis constancia del número de hogueras que arderán esta noche?
Si contamos las sardiñadas, ya van miles. Hemos hecho miles de inspecciones ya. Pero, independientemente del número que haya de hogueras, la cuestión está en que hoy nos vamos a encontrar con muchísimas más, fruto de la improvisación. Por eso desde primera hora de la mañana va a haber equipos de seguridad, tanto de policías como de bomberos, paseando por toda la ciudad, revisando toda las zonas, y recordándole a la gente los consejos para esa noche.

Son más de 300 efectivos, ¿es necesaria tanta gente?
Pues yo creo que sí, aunque ojalá que no sean necesarios. Pero, en principio, son 300 efectivos que el Ayuntamiento pone a disposición de la seguridad de todos los ciudadanos para la noche de San Juan. Trescientos efectivos trabajando a lo largo de toda la ciudad no son tantos, porque ese día se calcula que se sumen a la fiesta más de 140.000 personas, y tenemos que estar muy atentos. Este año, además, con un sobre esfuerzo, ya que es festivo al día siguiente, y tenemos datos de que va a venir mucha gente de fuera de A Coruña.

Uno de los temas de los que más se queja la gente es de los colapsos en los accesos a los arenales. ¿Cómo se va a controlar este año?
Este año, también como novedad, vamos a tener señalizadas las bajadas, van a ir rotuladas con la letra de la playa y el número de la salida. Esto va a suponer varias mejoras. Primero, porque la playa de noche es tremenda y si cualquier ciudadano necesita nuestra ayuda, que sepa, por ejemplo, que si nos dice O2, nosotros sabremos que es la entrada del Orzán número 2. Y después por el Paseo está circulando mucha gente, y esto conlleva que las personas que salen de la playa no tengan fluidez. Creo que tenemos que convivir un poquiño todos, con calma. Va a haber responsables de seguridad en todas las entradas, y vamos a intentar canalizar que esto sea lo mejor posible.

Si tuviese que resumir en una frase los consejos para esta noche, ¿cuál sería?
En un único consejo, sentidiño. Y simplemente decir que hay 300 personas encargándose de la seguridad en la ciudad, por lo que, si hay cualquier duda, al personal de emergencias. Todos los efectivos van a estar coordinados en el centro de la Coraza. Este año tenemos una cuestión que sí es digna de destacar que es la marea. A las cinco de la mañana vamos a tener pleamar, así que ojo con el agua porque la visibilidad de noche es escasa. Como novedad, también vamos a tener bomberos buceadores en el agua, y vamos a intentar tener un grupo de reflectores para iluminar la zona en caso de que sea necesario. Están los dispositivos preparados, pero no hay mejor medida que el sentidiño y el no meterse en el agua.

¿Cuál es la misión de ese equipo de bomberos?
Van a estar permanentemente con una embarcación junto con un equipo de socorristas circulando por lo que es ensenada de Riazor y Orzán, para actuar en caso de que sea necesario.

Para mí, el titular de este año de la fiesta sería el de un “san juan Seguro y sostenible”

Se calcula que se sumen a la fiesta más de 140.000 personas por lo que tenemos que estar muy atentos

cuando pase todo esto espero poder catar las sardinas con mis amigos

Una vez pase San Juan, ¿cómo  funcionará este equipo especializado en rescates?
Aún estamos con los entrenamientos y adquiriendo nuevo material. El objetivo es que la unidad esté plenamente operativa antes de final de año y tener más cantidad de gente.

El teniente de alcalde de Movilidad y Seguridad asegura que esa unidad será la base de una ordenanza de playas. ¿Es necesaria esa normativa?
Creo que sí, que al final tendremos una normativa de playas, que regule los usos de los arenales. Por sus características, Riazor y Orzán son playas urbanas, en las que se conjugan muchas actividades. Creo que es necesario una regulación, pero una regulación pausada, con tranquilidad. De hecho, se ha llevado a la última junta local de Protección Civil y de lo que se trata no es de sacar una norma por sacar. Queremos que las partes implicadas en ello puedan estudiarla y que sea lo más consensuada posible.

¿Tendrá tiempo esta noche de saltar la hoguera?
Pues no hay tiempo, pero espero que cuando pase San Juan poder ir  con los amigos a catar las sardinas.

los voluntarios
Si hay algo por lo que se conoce a esta ciudad es por su equipo de bomberos. “Es gente muy preparada, que siempre está dispuesta a afrontar nuevos proyectos”, destaca Touriñán, hasta enero responsable del servicio. Para el director de Seguridad, todo el trabajo que realiza el cuerpo de bomberos no sería posible sin los voluntarios de Protección Civil. “Siempre han tenido un papel importante desde su constitución en 1982, pero las escombreras de Bens han supuesto un antes y un después en Protección Civil”, valora este trabajar incansable. “No sería posible mantener un servicio de profesionales sin contar con la ayuda de los voluntarios”, añade.