• Jueves, 19 de Octubre de 2017

“Los políticos tienen que cuidar en extremo su imagen personal para resultar creíbles”

Olga Casal, directora de postgrados

La Universidad imparte dos postgrados sobre protocolo y formación política
“Los políticos tienen que cuidar en extremo su imagen personal para resultar creíbles”
olga casal dirige ambos cursos de postgrado quintana
olga casal dirige ambos cursos de postgrado quintana

Dos nuevos cursos de postgrado de la facultad de Ciencias de la Comunicación, dirigidos por la profesora Olga Casal, ofrecerán formación sobre imagen personal y corporativa, orientado a empresas y políticos.

¿Cómo afrontan la tercera edición del Postgrado de Protocolo?

Con mucho ánimo y esperando repetir el éxito de las dos ediciones anteriores. Hemos ampliado el número de plazas porque las solicitudes duplicaban la oferta actual. También hemos redondeado un poco el programa, que ya venía muy bien organizado de la Universidad de Salamanca.

¿Qué formación ofrece el curso para los responsables de empresas en la actualidad?

Se organiza en cuatro módulos. El primero aborda el protocolo oficial y todo lo relacionado con la legislación y la manera de aplicarla; el segundo, la organización de eventos; el tercer módulo versa sobre la comunicación corporativa, tanto la tradicional como la digital; y por último, se trata el tema del protocolo social. Aquí se aborda la importancia de la imagen personal del profesional: cómo viste, cómo habla...

¿Se trata, por tanto, de una formación para responsables de grandes empresas?

No en exclusiva. También nos dirigimos a pequeños empresarios, despachos profesionales, emprendedores... Les enseñamos a establecer las pautas de comunicación con su público.

¿Cree que está instaurada esta necesidad de comunicación en las empresas?

Estamos en el proceso de mejora. Hasta hace poco, pocas empresas contaban con personal cualificado para llevar su imagen digital. En la actualidad, las empresas tienen más pautas de comparación. Los responsables lo hacen y así, todas mejoran.

 Políticos y medios de comunicación son las dos partes que están en la trinchera

Entonces, ¿cada vez se demandan más perfiles de este tipo para estar al frente de la comunicación corporativa?

Sí, se requiere cierta profesionalización de quienes llevan estas labores. Hace poco, la figura del comunity manager no existía. Sin embargo, ahora somos muy conscientes de que estamos expuestos y que el público compara una y otra empresa a la hora de tomar una decisión.

¿La imagen de una empresa puede determinar esta decisión?

Creo que, en gran medida, sí. Las empresas deben ofrecer una imagen confiable. ¿Por qué eligen los clientes o consumidores una u otra empresa?. Hoy en día la diferencia entre los productos y servicios que se ofrecen no es tanta, porque están sometidos a estrictos controles que obligan a cierta homogeneidad. Por tanto, ¿qué diferencia a unas de otras?. La imagen. Es algo fundamental.

¿Esto también es un tema que se trata en el postgrado de Dirección y Comunicación para la clase política?

Efectivamente, el político tiene que cuidar su imagen personal para crear credibilidad. Si no genera confianza, la gente no le vota. Los políticos crean una imagen a través de los medios de comunicación y tienen que esmerarse en la gestión de su propia imagen.

Y esto, ¿no quita frescura al mensaje político?

Al contrario. El político necesita expresar de forma adecuada su mensaje. El que recaba votos es el que tiene que convencer y manifestar su mensaje con claridad. No se trata de crear actores. Todo lo contrario.

Entonces, ¿se les enseñan ciertas técnicas?

Sí, técnicas y habilidades que les ayudan a potenciar sus propios valores. Hay un módulo de dirección política, en el que se abordan temas de comunicación, y otro sobre comunicadores políticos. En el primero se trata de que aprendan a gestionar su presencia en las redes sociales, a que conozcan los medios de comunicación, cómo trabajan y qué necesitan y saber así qué se les debe ofrecer.

Entonces, es evidente que políticos y medios de comunicación se retroalimentan.

Son las dos partes que están en la trinchera y la comunicación entre ambas es fundamental. Los políticos deben facilitar el trabajo de los medios que, a fin de cuentas, son los altavoces de los mensajes políticos.

¿Este programa se imparte por primera vez en A Coruña?

Sí, pero esperamos que tenga una muy buena acogida, al igual que el de Protocolo. Ya viene muy rodado de otras universidades y, en esta ocasión, se imparte en colaboración con el Centro de Alto Rendimiento para el Éxito Político y profesionales de reconocido prestigio.

¿Cuántas plazas habrá para cada seminario?

Serán un máximo de 50 en los dos casos. Ambos postgrados coinciden en el tiempo que serán impartidos. También en el periodo de matrícula y en el de preinscripción, que ya está abierto. Los interesados pueden cursar la reserva de la plaza a través de la Fundación de la Universidad, bien presencialmente, bien a través de la página web www.fundacion.udc.es.