¿Cuándo se debe recurrir a un préstamo personal?

654

Los préstamos personales son una solución para pequeños imprevistos económicos que pueden aplicarse a distintas necesidades.

Con el comienzo del nuevo año, llegan los buenos propósitos que prácticamente todas las personas tienen y que desean llevar a cabo. Uno de los objetivos más recurrentes es encaminar la economía del hogar, para lo cual existen varias reglas fundamentales.

Sin duda alguna, una de ellas es que los ingresos sean siempre mayores que los gastos. De no ser así, resulta imposible partir en buenas condiciones, y mientras no se consiga esta situación, el objetivo permanecerá inalcanzable.

Ahorrar mes a mes, un objetivo que puede parecer sencillo y que no siempre lo es

Aunque en la práctica pueda parecer lo contrario, resulta ideal ir creando reservas con lo que sobra del presupuesto, es decir, ahorrar, aunque sea solo un poco cada mes. Aunque las autoridades dicen que la crisis económica quedó atrás, sus devastadores efectos hacen que esta meta sea especialmente complicada aún en gran cantidad de hogares.

En el momento en que se precisa un préstamo, por ejemplo a la hora de comprar un coche, es necesario tener presente que esta deuda conlleva una responsabilidad, si bien son de sobra sabidas también sus ventajas. De forma que cuando se trata de asuntos económicos, es imprescindible mantener la cabeza fría. De hecho, esto es algo que se exige a sus profesionales, por ejemplo los brokers, quienes tienen que saber resistirse a las tentaciones que surgen en el mercado.

Pues bien, cada persona es su propio broker, de manera que es completamente necesario dejar a un lado los sentimientos a la hora de recurrir a un crédito. En este ámbito, como en todos, es necesario ser cauteloso, ya que los préstamos responsables surgen de una necesidad, pero tienen que ser pagados en el plazo pactado para ello.

¿Sabías que puedes conseguir un préstamo online sin nómina ni aval?

También existen un tipo de préstamo online que no requiere de nómina ni aval, en ellos suelen solicitarse en muchas ocasiones cantidades pequeñas que en muchos casos ni siquiera sobrepasan los cien euros, en otro de los casos más habituales se valen de ellos para hacer frente a situaciones de todo tipo.

Con respecto a las familias, estas también recurren a ellos, si bien es cierto que quienes van a comprar un vehículo por ejemplo, suelen emplear avales como la nómina o la casa. Con estos préstamos acceden a tasas inferiores en los tipos de interés (que suele ser muy alto en estos créditos).

No se puede vivir siempre endeudado

Los clientes tienen la responsabilidad de entender los beneficios que les aportan estos productos, pero teniendo siempre en cuenta que el endeudamiento no puede ser una constante en su forma de llevar su economía. Tener deudas continuamente es perjudicial para la salud física y psicológica de las personas.

A lo largo de 2017 se ha podido observar una fortísima competencia entre las financieras privadas que ofrecen préstamos online, lo cual redunda en beneficio de los clientes. Para el año presente, se espera que el panorama sea aún más positivo, por lo cual es especialmente necesario llamar al consumo responsable de los créditos.

La era tecnológica invade también a los préstamos

Conviene destacar el papel que juegan las nuevas tecnologías en los préstamos. En primer lugar, hay que tener en cuenta cómo las nuevas tecnologías han revolucionado las costumbres de las personas. De hecho, el comercio electrónico experimentó un aumento del 23,4% durante el segundo trimestre del año pasado, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Lo cual se traduce en que el ecommerce ha superado en España los 7.300 millones de euros.

Por otro lado, se ha registrado un aumento del 14,4% en las ventas procedentes de las agencias de viajes y los operadores turísticos, un incremento del 12% en el negocio online de las aerolíneas, y una subida del 5,4% en las ventas de ropa por Internet. Tres razones que explican sobradamente el auge del ámbito online. Sin embargo, existen otras.

Es aquí donde entran en juego los préstamos, cada vez más presentes en la red. Hoy día el tiempo es un bien que no sobra, por lo cual para los consumidores es especialmente útil poder pedir financiación allá donde se encuentren.

Obtener un préstamo personal es fácil y rápido

Hay que tener en cuenta además que con estos créditos, los solicitantes no tienen que presentar documentos innecesarios, ni hacer frente a pesados trámites burocráticos o responder a una gran cantidad de preguntas en una sucursal bancaria. Hoy día no es necesario contar con un aval, ni disponer de una nómina, para conseguir un préstamo.

Los préstamos personales son una opción ideal cuando se necesitan cantidades entre 750 y 5.000 euros. Para formalizar la solicitud, es necesario decidir la fecha de pago y la cuantía a devolver cada mes. Tras contestar un cuestionario de lo más sencillo, tan solo en unos minutos se puede saber si la solicitud ha sido aprobada. Y en ese caso, el dinero se ingresa automáticamente en la cuenta del banco.