4:43 h. Jueves, 24 de abril de 2014

 

Sada afirma que el portal 45 de la calle de la República Argentina tiene una cimentación estable

| Actualizado 07 Julio 2013 - 02:00 h.
Vota esta noticia:
Más acciones:
el desplome que tuvo lugar en enero obligó a desviar el tráfico
el desplome que tuvo lugar en enero obligó a desviar el tráfico

El derrumbe de un talud, el pasado día 20 de enero, a los pies de uno de los edificios más grandes de Sada hizo temer por su seguridad a los vecinos del número 45 de la calle de la República Argentina. Por ello, la comunidad de propietarios consideró que la mejor manera de dormir tranquilos era encargar un informe. Según el Ayuntamiento, los expertos han garantizado que la cimentación del edificio está “perfectamente anclada en el terreno”.
En este informe, los arquitectos descartan cualquier riesgo estructural y consideran que el edificio es totalmente “estable”.
Una vez que la pared de tierra se vino abajo, la Xunta contrató a la empresa Eptisa para que realizase una serie de mediciones del terreno. El objetivo era realizar un estudio previo a la estabilización del talud en cuestión.

"Alcance desconocido"
Mientras se realizaban los citados sondeos, los expertos detectaron que había una serie de cárcavas en zonas de cimentación del inmueble, “de alcance desconocido y que podrían afectar a la seguridad del edificio”.
Cuando la Xunta recibió dicho documento, remitió el informe de la empresa al Ayuntamiento. El alcalde, Ernesto Anido, ordenó entonces que se “aclarase cualquier patología que pudiese existir en el inmueble”.
Es en este momento, cuando los propietarios optan por contratar un experto que dirimiese cuál era la situación real del edificio y, por tanto, si la seguridad de sus inquilinos podía verse comprometida.
El arquitecto que recogió el guante realizó una inspección visual de todas las plantas, detallan desde el Ayuntamiento. También controló el estado de las escaleras, interior de viviendas y fachadas, sótanos y también las cimentaciones en cuestión. Realizado este recorrido por el número 45, concluyó que “no se observan asentamientos estructurales, por lo que su apoyo es estable”, indican desde el gobierno local.
Por otra parte, la Xunta remitió hace una semana al Ayuntamiento su veredicto para reparar el talud. La primera de estas opciones sería la construcción de una pantalla de micropilotes y una escollera; la segunda propone esa misma pantalla y lo que se denomina como “soil-nailling”. Es decir, una serie de anclajes en el terreno afectado; y la tercera vía sería levantar una estructura con pivotes para esta carretera, que permitiría también anclar la zona.