Reportaje | Meicende presume de belén gigante con una creación de más de 30 metros cuadrados

La iglesia de San José de Meicende cuenta, desde hace unos días, con una atracción “gigante”. Se trata de un nacimiento de 32 metros cuadrados que ha diseñado y elaborado Manuel Amado, un vecino aficionado a las manualidades y a los belenes.

Reportaje | Meicende presume de belén gigante con una creación de más de 30 metros cuadrados

La iglesia de San José de Meicende cuenta, desde hace unos días, con una atracción “gigante”. Se trata de un nacimiento de 32 metros cuadrados que ha diseñado y elaborado Manuel Amado, un vecino aficionado a las manualidades y a los belenes.
“El año pasado hablé con el cura y puse uno pequeñito, con unas casas. Gustó mucho a la gente y decidí ampliarlo con figuras que he ido pintado a lo largo de mi vida. Soy aficionado a los belenes y dedico mis ratos libres a esto. Es un vicio como otro cualquiera, con el que no hago daño a nadie”, bromea Amado.
Al nacimiento, con unas 60 figuras –varias en movimiento– no le falta detalle. Más allá del pesebre donde nació Jesús, los pastores, la mula y el buey, el artista ha dispuesto un auténtico desierto con pirámides por donde avanzan los Reyes Magos, un mercado con puestos de fruta y la pieza estrella, el castillo de Herodes. “Me gusta respetar las proporciones y el castillo guarda la escala con respecto a las figuras, que aquí en vez de ser de 20 centímetros son más pequeñas”, dice Amado, quien afirma que ya trabaja en el belén de la próxima Navidad, al que quiere añadir una panadería, un río con agua real, “algo de Egipto” y el templo de Jerusalén.
Luces, agua y vegetación de verdad llaman la atención de los visitantes, especialmente de los más pequeños. “Un niño fue directamente a ver si la fuente echaba agua real, les llama muchísimo la atención”, apunta el artífice de este nacimiento, que puede verse en la iglesia de Meicende de lunes a sábado de 17.00 a 18.00 horas y los domingos de 11.30 a 12.30 horas, hasta el próximo 15 de enero.
 

Referencias
Manuel Amado asegura que poner el belén le gusta “desde que era pequeño” y que sus referencias son el nacimiento de la Grande Obra de Atocha y el del Ayuntamiento de A Coruña. “El del Ayuntamiento no es mi estilo, porque yo soy fiel a la tradición y me gustan las figuras de siempre, pero es muy artístico”, reconoce.
Internet le ha ayudado, en los últimos años, a inspirarse y conseguir todo tipo de artículos. Amado dice aprovechar todo, desde cartones y porexpan hasta madera, pero también disfruta visitando mercadillos navideños como el de Madrid. “Hace poco estuve allí y quise ver el belén de la Comunidad de Madrid, pero había que hacer cola durante horas. Lo intenté varias veces en el mismo fin de semana, pero no pude”, comenta Manuel Amado, quien también alaba el Museo del Belén de Alicante y su asociación de belenistas, con la que contactó en un viaje a la ciudad levantina.
La intención del autor es que el año que viene el belén crezca “el doble”, ya que tiene “mucho material ya elaborado y más figuras”. Otra de las ideas que quiere poner en marcha es un concurso de nacimientos entre los niños de la parroquia, con premios para los más elaborados y originales.