Reportaje | Una cita clásica y de contrastes para recibir el nuevo año en Betanzos

Es la prueba de resistencia que sOlo superan unos pocos: a los que aún les queda estómago para una ración de pulpo y una última copa en los alrededores de la García Irmáns. C

Es la prueba de resistencia que sOlo superan unos pocos: a los que aún les queda estómago para una ración de pulpo y una última copa en los alrededores de la García Irmáns. Como cada 1 de enero, las corbatas y los vestidos de noche desfilan entre cerdos, gallinas y pollos de corral por el centro de Betanzos. Es uno de los contrastes que se viven en la Feira de Ano Novo, donde quienes aún no han ido a dormir comparten espacio con quienes madrugaron para recibir el 2018.
Las calles más próximas a la plaza ensalzan la mezcla generacional de la Feira do 1 de xaneiro. Los sonidos más modernos retumban en la estrecha vía que, atravesando Os Xudeos, conduce hasta Bellavista, donde se instalan los vendedores de animales y donde los veinteañeros celebran el nuevo año con algún que otro intento para adquirir un “porquiño” y los “adultos” comentan cómo la media de edad sigue en descenso, el número de puestos ha caído o las ventas son más escasas que hace un decenio, coincidiendo con el “boom” de las zapatillas, que a punto estuvieron de arrinconar los “clásicos” de la Feira de Betanzos. El chocolate con churros, que no pierde seguidores, y el pulpo de las casetas, que John Berger no dudó en comparar con las delicatessen del exclusivo Maxim’s de París.

Orballo
El 2018 se recibió con cierto aletargamiento en comparación con los anteriores, quizá influido por el día gris que amaneció en As Mariñas. “Hubo menos gente comprando zapatillas, no sabemos si porque no salieron o porque las traen de casa...”, señala uno de los ambulantes bajo el puesto cubierto de plásticos para protegerse del orballo y de algún que otro chaparrón “plantado” al pie de Santo Domingo.
Los betanceiros siguen visitando O Campo, aunque con menos ansia que antaño, y entre los comerciantes, son cada vez más los que se apuntan a cerrar y dormir “porque non hai peor mercado que o de Ano Novo”.
No dicen lo mismo los hosteleros, agotados pero convencidos de que en la calle, la “farra” seguirá hasta que el cuerpo resista o hasta darse de bruces con algún control de la Guardia Civil.

Incidencias
El dispositivo de seguridad y circulación desplegado con motivo de una de las citas con más movimiento y actividad del año se cerró sin incidentes de consideración, al margen de acumulación de basura, el único “pero” de un día, el primero de enero, que en la capital brigantina puede darse de cualquier manera, pero nunca dentro de la normalidad o la tranquilidad que, a partir de este miércoles, volverá a instalarse en As Mariñas. Hasta el Primeiro de Maio o la Festividad de Todos los Santos, las otras dos “estrellas” o, cuando menos, más concurridas, del calendario de ferias quincenales de Betanzos.
El municipio reanuda esta tarde el programa de actos organizados con motivo de las Festas de Nadal e Aninovo 2018 con el tradicional gran baile navideño para la tercera edad, que comenzará a las 17.30 horas en el Aula Municpal de Cultura Xulio Cuns.