Oza-Cesuras pide perdón por la tardanza en rendir homenaje al guardia civil muerto en un atentado terrorista

El alcalde de Oza-Cesuras, Pablo González Cacheiro, pidió perdón a la familia de Benedicto García Ruzo, guardia civil muerto en atentado terrorista en 1989, por la tardanza en rendirle un homenaje.

Oza-Cesuras pide perdón por la tardanza en rendir homenaje al guardia civil muerto en un atentado terrorista
El acto de homenaje al guardia civil asesinado en Irixoa, en el año 1989, se celebró en las inmediaciones de la casa consistorial de Oza-Cesuras que se centró en el descubrimiento de una placa que recuerda a Benedicto García Ruzo y cuya hija, Car
El acto de homenaje al guardia civil asesinado en Irixoa, en el año 1989, se celebró en las inmediaciones de la casa consistorial de Oza-Cesuras que se centró en el descubrimiento de una placa que recuerda a Benedicto García Ruzo y cuya hija, Car

El alcalde de Oza-Cesuras, Pablo González Cacheiro, pidió perdón a la familia de Benedicto García Ruzo, guardia civil muerto en atentado terrorista en 1989, por la tardanza en rendirle un homenaje.
Un homenaje que tuvo lugar ayer en el municipio del que era natural el agente que falleció a manos de un comando del Exército Guerrilheiro do Povo Galego Ceive en el vecino ayuntamiento de Irixoa.
El acto se inició con la lectura del acuerdo plenario por el cual una de las calles del casco urbano de Oza recibe el nombre de Benedicto García Ruzo. Tras la lectura, la viuda, María Teresa Senlle, descubrió la placa que recordará al guardia civil nacido en la parroquia de Bandoxa.
El alcalde tomó la palabra a continuación y recordó el trágico asesinato y las tres décadas de dolor de la familia. González Cacheiro dijo que “solo la ley es la herramienta válida para reparar la dignidad de las víctimas”. 
“La memoria es el legado que nos queda de su paso por nuestras vidas. Por eso pido dignidad, memoria para las víctimas del terrorismo y la severa aplicación de la ley a los terroristas”, subrayó.
También tomó la palabra el coronel Francisco Javier Jambrina, jefe de la Comandancia en A Coruña, que destacó la “dureza” del terrorismo que “se llevó por delante la vida de muchos miembros de la Guardia Civil”, así como de otros cuerpos de seguridad del Estado y de políticos. 
El coronel recordó que García Ruzo había sido homenajeado en su día por el propio Cuerpo con la Cruz de Oro al Mérito de la Guardia Civil y con el empleo de Cabo Honorario a título póstumo.
Jorge Atán 
Por su parte, el subdelegado del Gobierno, Jorge Atán, agradeció al Ayuntamiento de Oza-Cesuras que haya sido el primer Consistorio en recoger el interés de la Comandancia de la Guardia Civil en A Coruña para que se celebren actos en honor de miembros del Instituto Armado víctimas del terrorismo.
El turno de intervenciones lo cerró la hija del homenajeado, Carmen María, que agradeció emocionada el acto en recuerdo a su padre.
Hasta Oza-Cesuras se desplazaron el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría; el subdelegado del Gobierno en A Coruña, Jorge Atán; el secretario de organización de la Guardia Civil, Manuel Piñeiro; el inspector jefe de la Policía Autonómica da Coruña, Antonio Nieto; y el capitán de navío, Jaime de la Puente, en representación del almirante jefe del Arsenal, Francisco Javier Romero.
La Xunta estuvo representada por la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, y por el delegado territorial en la provincia, Ovidio Rodeiro.
La Asociación de Víctimas del Terrorismo estuvo representada por su presidente, Alfonso Sánchez Rodrigo. También acudieron los alcaldes de Irixoa, Antonio Deibe Sanmartín; Betanzos, Ramón García Vázquez; Coirós, Francisco Quintela Requeijo, y Miño, Ricardo Sánchez Oroza.l