José Ramón Rioboo | “Atender peticiones (como exponer de nuevo el PGOM) supondría 15 años más de retraso”

Pocas horas después de ser elegido se enfrenta a su primera entrevista como alcalde de Culleredo en lo que hasta por la mañana definía como el “despacho de Julio”. No obstante, José Ramón Rioboo (Almeiras, 1972).

Pocas horas después de ser elegido se enfrenta a su primera entrevista como alcalde de Culleredo en lo que hasta por la mañana definía como el “despacho de Julio”. No obstante, José Ramón Rioboo (Almeiras, 1972) tendrá que acostumbrarse a que sus anteriores responsabilidades al frente de la Concejalía de Seguridad Ciudadana se han incrementado de manera exponencial.

En primer lugar: un sentimiento. ¿Qué se siente ahora que al vecino ya no podrá decirle tendrá que hablar con el “jefe”?
Un profundo respeto por el que fue nuestro “jefe”, nuestro símbolo y el alcalde histórico del municipio de Culleredo. Entre otras cuestiones porque ninguno de nosotros conseguirá estar 34 años al frente de la Alcaldía. Después, una profunda emoción porque siendo yo de Culleredo; mi abuela, nativa de Culleredo; mi padre, nativo de Culleredo y hoy haberme convertido en alcalde es una de las mayores satisfacciones que puede llegar a tener una persona. Cuando además se tienen convicciones políticas y se quiere lo mejor para este municipio.

¿Cuáles son los principales retos que se marca antes de las próximas elecciones de 2019?
Tenemos que recordar que nos presentamos en 2015 a unas elecciones con un programa que fue el que más apoyos obtuvo y lógicamente tenemos que continuar con nuestras iniciativas. Tenemos que tratar de cumplirlo al ciento por ciento y después las aportaciones que se puedan ir haciendo desde distintos ámbitos ir las canalizando. Siempre que los presupuestos lo permitan. Pero hay un compromiso con los vecinos que nos apoyaron casi, casi, mayoritariamente, y tenemos que llevarlo a buen puerto antes de finalizar el mandato.

Pero, ¿cual es el proyecto que usted de marca por antonomasia?
Tenemos que vertebrar el ayuntamiento de Culleredo, tenemos que sacar adelante el proyecto estrella que es el Plan General de Ordenación Municipal, porque hay que recordar que disponemos de un documento del año 1987 y nuestro crecimiento tanto económico como demográfico depende de contar con un plan de urbanismo aprobado. Además quiero dejar claro que no se trata de un documento hermético. Se tratará de consensuar con todos los grupos para tener un apoyo mayoritario. Pero, si en un momento determinado, por el crecimiento del municipio o por particularidades que pueda haber en distintas zonas, tenemos que modificarlo parcialmente también habrá flexibilidad.

Hay sectores, entre ellos el Bloque, que solicitan un nuevo proceso de exposición pública.
Nosotros, lógicamente, vamos a defender el proyecto urbanístico que tenemos actualmente. No existe una orden territorial para tener que modificarlo y atender esas peticiones supondría tener que volver a licitar, volver a elaborarlo casi de cero y quince años de retraso más para el ayuntamiento de Culleredo. Nosotros estamos abogando por el futuro del municipio y no podemos, por un gesto de responsabilidad política, paralizar un proceso de futuro. Un plan general no es solo urbanismo, es desarrollo económico y una cuestión de factores que afectan al bienestar de los vecinos. Eso, como dije antes, no se puede retrasar quince años. Lo que se debe de hacer es huir de la demagogia con el documento. Mi planteamiento es el de dialogar con la oposición, explicárselo bien y tratar de consensuarlo para sacarlo adelante. Además, si en el año 2019 hay grupos que lo quieren modificar es perfectamente factible.

Al sustituir a Sacristán se da por supuesto que encabezará la lista del PSOE en las elecciones municipales de 2019.
Intentaré ir haciendo camino día a día y en buena lógica, tanto en política como en el plano profesional, yo respondo a objetivos cumplidos. Si en estos 19 meses que restan considero que el trabajo está bien hecho, que me siento motivado, que estoy ilusionado por trabajar por Culleredo, lógicamente continuaré proponiendo mi candidatura a alcalde.

¿Se siente respaldado por el Partido Socialista?
Me siento muy respaldado, tanto por mis compañeros, como por la agrupación local. Todo el mundo sabe que, a pesar de ese intervalo, (se refiere a la fundación de APdC), siempre fui un hombre del Partido Socialista.
La abstención de nueve ediles de la oposición en la votación ¿lo interpreta usted como una especie de apoyo indirecto?
Lo interpreto como un gesto de responsabilidad y de madurez política.

Entonces ¿cómo interpreta la postura mostrada por Alternativa dos Veciños al presentar candidato?
Igual de responsable y lícito. Es muy normal que los grupos políticos presenten su candidatura, porque si no lógico es abstenerse. Cualquier persona que se presenta a unas elecciones tiene todo el derecho para presentarse como candidato. A mí me parece lo más normal. Yo también lo hice. Insisto, mi máximo respeto y cada uno tiene que defender sus ideas.

Obviando el PGOM ¿Existe algún otro tema trascendente que le gustaría abordar en lo que queda de mandato?
Tenemos un proyecto por valor de casi cinco millones de euros de fondos europeos que queremos comenzar a licitar que, sin lugar a dudas, transformará el ayuntamiento de Culleredo. Es el proyecto DUSI y es la estrella. Hay que recordar que este Gobierno local fue uno de los pocos de Galicia que logró conseguir la concesión de una iniciativa como esta. Disponemos de unos tres años para llevarlo a cabo, pero queremos comenzar a desarrollarlo cuanto antes para dinamizar y enriquecer las diferentes parroquias. También es esencial tratar de consensuar el presupuesto municipal para el próximo año. Por lo que, de inmediato, habrá que intentar abrir una etapa de diálogo con la oposición porque de ello dependerá el bienestar de los vecinos cullerdenses.

¿Su gestión al frente del Ayuntamiento será continuista con la llevada a cabo por Sacristán?
Sacristán es Sacristán y Rioboo es Rioboo. Creo que tanto Julio como yo tenemos una similitud que nos caracteriza como es el amor por este municipio y, por ello, todas nuestras políticas van en positivo. Lo que vaya a pasar no lo sé, pero insisto en que hay un programa electoral que hay que respetar.

¿Le hubiera gustado alcanzar la Alcaldía antes de este momento?
Los momentos siempre son buenos si los coges con ilusión y con ganas de trabajar. Además con unos funcionarios como los que tiene el Ayuntamiento de Culleredo altamente cualificados. De ello me siento muy cómplice porque yo a lo largo de quince años también fue funcionario, entre comillas, aquí. l