• Domingo, 17 de Diciembre de 2017

Decenas de personas admiran en Oleiros carteles inéditos y material sobre la vida del Che

El propio alcalde y el activista Guillermo Fernández Obanza recopilaron las obras en viajes a Cuba

Decenas de personas admiran en Oleiros carteles inéditos y material sobre la vida del Che
Fotografías, carteles reivindicativos y publicaciones componen la muestra | patricia g. fraga
Fotografías, carteles reivindicativos y publicaciones componen la muestra | patricia g. fraga

Los amantes de la figura del Che Guevara pueden, desde ayer, conocer un poco más sobre su biografía gracias a la exposición de carteles inéditos que el Ayuntamiento de Oleiros mantendrá en el castillo de Santa Cruz hasta el 7 de enero, y que está integrada por material que el propio alcalde, Ángel García Seoane, y el activista Guillermo Fernández Obanza recopilaron durante sus numerosos viajes a Cuba.
Con esta iniciativa, el Ejecutivo municipal quiere reivindicar “a figura dun símbolo mundial de todos os pobos que loitan contra a opresión polo 50 aniversario do seu asasinato”, dijo el alcalde, quien calificó la muestra de “moi singular”, ya que, además de cartelería con lemas ya conocidos como “Hasta la victoria siempre”, cuenta con publicaciones sobre el guerrillero de Rosario.

Símbolo de la revolución
Ernesto “Che” Guevara falleció hace medio siglo en la selva de Bolivia, país al que pretendía trasladar una revolución de izquierdas como la que había triunfado en 1959 en Cuba.
El médico, político, militar, escritor y periodista se convirtió en una de las personalidades más importantes de la historia reciente y a él han sido dedicadas numerosas publicaciones, retrospectivas, películas, canciones y todo tipo de manifestaciones.
Sin embargo, la decisión del alcalde oleirense de dedicarle una estatua en el municipio –y que hoy puede verse en la glorieta de Nirvana– no alcanzó un consenso absoluto entre los vecinos. El busto, que se hizo a partir de la icónica fotografía de Alberto Korda, fue objeto de diversos ataques vandálicos desde el mismo día que se instaló, allá por el mes de octubre de 2015. l