• Domingo, 25 de Febrero de 2018

El autor de las pintadas del palco se enfrenta a una multa de 3.000 euros, a la espera del informe de daños

Entroido complicado en el centro de Betanzos. La primera mitad de las celebraciones dejó, además de residuos en las calles, importantes destrozos en el mobilario y el patrimonio públicos

El autor de las pintadas del palco se enfrenta a una multa de 3.000 euros, a la espera del informe de daños
Las pintadas, en sendas piedras de la base del palco, provocó la indignación de los vecinos de Betanzos
Las pintadas, en sendas piedras de la base del palco, provocó la indignación de los vecinos de Betanzos

Entroido complicado en el centro de Betanzos. La primera mitad de las celebraciones dejó, además de residuos en las calles, importantes destrozos en el mobilario y el patrimonio públicos, siendo el más destacado el del palco de la música, asaltado con espray de color negro el día 10. La Policía Local de Betanzos identificó a su autor a escasos metros de de la estructura diseñada por Rafael González Villar entre 1927 y 1928 y restaurada entre 2015 y 2017.
La misma persona resultó ser responsable de otras pintadas en una pared de propiedad privada, situada en la rúa Nova. El Gobierno de Ramón García Vázquez encargó un informe de valoración de los daños y, de acuerdo con los resultados, se le imputará el delito correspondiente, si bien la Ordenanza de Limpieza Viaria de Betanzos considera este tipo de acciones (“realización de pintadas-graffitis en edificios incluídos no patrimonio histórico-artístico da cidade”) como “infracción moi grave” y sus autores se exponen a sanciones económicas de hasta 3.000 euros, recoge la norma, aplicable desde 2012.

Indignación
El palco de la música forma parte de los elementos arquitectónicos protegidos, y su rehabilitado se completó hace solo unos meses por lo que las pintadas, que afectaron a varias piedras de su estructura base y una puerta de madera, han provocado la indignación de los ciudadanos de Betanzos. Además, estos hechos se unen a los problemas que, según los residentes en distintos puntos de la ciudad donde se concentra el ocio nocturno, ocasionaron los cientos de personas que escogieron el municipio betanceiro para disfrutar de la oferta carnalavesca, sobre todo menores que, de acuerdo con el relato de los vecinos, infestaron de bolsas, botellas y cartones las plazas y parques, así como aceras y algunos portales del entorno de Rosalía de Castro y Pintor Seijo Rubio.
En vísperas de la Navidad de 2016, casi dos años desde la últi-ma vez que los betanceiros lo hubiesen visto sin andamios ni vallas y tras casi dos años a oscuras en este extremo del Cantón de Claudino Pita, el palco de la música volvió a lucir en todo su esplendor, con iluminación en pruebas incluida, quizá preparándose para recibir el 2017. De aquello hace un año, pero la entonces nueva imagen del palco de la música, la que tantos meses se hizo esperar detrás de las vallas, cuyas obras despertaron la atención de los vecinos, cuyo “descubrimiento” tras más de veinte meses de espera los sorprendió de manera positiva, necesita ya una nueva intervención, pero esta vez no por el paso del tiempo.