ADELAIDA MURO

Adelaida Muro y el legado de un asilo para los más necesitados

Adelaida Muro y el legado de un asilo para los más necesitados
Asilo de ancianos Adelaida Muro
Asilo de ancianos Adelaida Muro

Adelaida Muro, devota nacida A Coruña, falleció en Madrid en el mes de enero de 1892. Fue una distinguida dama de aspecto caritativo que se casó con José Arévalo, un acaudalado coruñés. El nombre de esta devota mujer quedó muy ligado al asilo de ancianos que se levantó en la calle que lleva su nombre, hoy desaparecido. 
El edificio se comenzó a construir en 1888, según los planos ideados por el arquitecto Juan de Ciórraga, el cual renunció a sus honorarios teniendo en cuenta el fin de su destino. En el año 1897 el inmueble pasó a ser habitado por las Hermanitas de los Ancianos Desamparados. Al fallecer Adelaida Muro en Madrid, en su testamento legó a la ciudad coruñesa parte de su fortuna, la cual ascendía en ese momento a unos dos millones de pesetas, los cuales debían invertirse en la creación de un asilo para recoger a pobres y ancianos. 
Como ya estaba en marcha la construcción del edificio de las Hermanitas, los testamentarios de Adelaida Muro decidieron que su legado pasase a la benéfica institución. Asimismo, la cuñada de Adelaida Muro, Elvira Arévalo, que falleció más tarde, también dejó su fortuna a este centro, algo que hicieron además otras muchas familias con arraigo en la ciudad, las cuales colaboraron para lograr  culminar la obra caritativa. Los restos mortales de Adelaida Muro, de su esposo José Arévalo y de la hermana de este, Elvira, reposaron en la cripta tras el altar mayor de la capilla del asilo, el cual comenzó a funcionar en 1903 y lo hizo hasta el 2001 en que se derribó, en medio de una agria polémica vecinal. Había llegado a ser una institución de las más apreciadas en la ciudad coruñesa.